Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

DIAGNÓSTICO POR EL ROSTRO

DIAGNÓSTICO POR EL ROSTRO

El interesantísimo artículo de Ángel Baña sobre el diagnóstico por el rostro publicado en el número 30 de la revista Integral (Enero de 1982) explica la repercusión, contrastada por una larga experiencia clínica, que el estado de nuestros órganos internos tiene sobre los rasgos faciales. De acuerdo con esta teoría, existe una correspondencia entre cada uno de nuestros órganos internos y una determinada zona de la cara, de manera que, el estado de un órgano se manifestará en la configuración de esa zona concreta.

Una facción bien definida en la zona de la rostro correspondiente a un determinado órgano denotará la fortaleza de ese órgano asociado. El abultamiento, sin embargo,indicará un estado de inflamación en el órgano correspondiente. La flaccidez en una zona determinada señalará la debilidad y distensión del correspondiente órgano. Las hendiduras y las arrugas representan estados crónicos de mal funcionamiento en los órganos correspondientes por acumulación de sustancias tóxicas. Los granos denotan una infección a nivel sanguíneo en el órgano corespondiente.

El mapa representativo de la situación de los diferentes órganos internos sobre el rostro se obtiene mediante la proyección especular de estos sobre la cara en función de la posición que ocupan en el torso, sobre un eje que se situaría horizontalmente a la altura del cuello (reduciendo su tamaño proporcionalmente al tamaño del rostro). De manera que un órgano ocupará una posición más elevada en el rostro cuanto más abajo se encuentre en el torso y viceversa, y estará al mismo lado en este mapa imaginario que en su posición real.

Las correspondencias para los órganos más importantes son las siguientes:

- Las sienes y la base de la frente están asociadas con el colón.
- El resto de la frente está asociada con el intestino delgado.
- Los párpados (tanto el superior como el inferior) están asociados con los respectivos riñones.
- La parte alta de la nariz está asociada con el páncreas.
- El resto de la naríz está asociada con el estómago.
- Las zonas adyacentes a la nariz a la altura de los pómulos están asociadas con las respectivas glándulas suprarenales.
- Los pómulos están asociados con el hígado el derecho y con el bazo el izquierdo.
- Los carrillos están asociados con los pulmones.
- La zona situada entre la nariz y la boca está asociada con el esófago.
- La boca está asociada con el corazón.
- La zona de la barbilla está asociada con la glándula tiroides la parte superior y con la garganta la inferior.

Por poner un ejemplo concreto de aplicación de la teoría, las grandes bolsas en los párpados inferiores mostrarían un estado inflamatorio de los riñones.

Referencias:

Nº 30 Revista Integral, Enero 1982

No hay comentarios:

Publicar un comentario