Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

LÍMITES DE EXPOSICIÓN A CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS DE ALTA FRECUENCIA

LÍMITES DE EXPOSICIÓN A CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS DE ALTA FRECUENCIA

La mayoría de las legislaciones vigentes hoy en día en el mundo sobre límites de exposición a campos electromagnéticos no protegen adecuadamente la salud de la población, porque en el cálculo de esos límites únicamente tienen en cuenta uno de los efectos biológicos de dichos campos, el efecto térmico o calentamiento de los tejidos, único efecto biológico oficialmente reconocido hasta el momento. El parámetro utilizado para medir ese efecto térmico es la famosa SAR, o Tasa de Absorción Específica, la potencia absorbida por unidad de masa de tejido corporal.

Gran parte de la normativa introducida por los estados en materia de protección de la población frente a radiaciones no ionizantes emana de la ICNIRP, Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes, institución conocida, como otros organismos internacionales análogos, por la recurrente presencia en sus filas de individuos con, en el mejor de los casos, trayectorias profesionales anteriores de décadas en la industria correspondiente (en este caso la de las telecomunicaciones) y, en el peor, clarísimos conflictos de intereses por su implicación simultánea y directa en dichas industrias como consultores, propietarios o accionistas de empresas del sector.

En el caso de la ICNIRP el ejemplo más paradigmático de este fenómeno es probablemente el de Michael Repacholi, que durante su carrera ha compaginado con maestría sus intereses en la industria de las telecomunicaciones con su actividad en puestos de máxima responsabilidad en la ICNIRP y en el Proyecto EMF (Electromagnetic fields) de la OMS, aunque actualmente está acusado por la plataforma http://www.next-up.org/ de crímenes contra la humanidad por ocultar información sobre la nocividad de los campos electromagnéticos durante su gestión al frente de las instituciones mencionadas.

La estrategia del lobby de las telecomunicaciones consistente en obstaculizar (para ganar tiempo y obtener mientras tanto cuantos beneficios sea posible) la investigación de los efectos adversos de las tecnologías que están desplegando y obstruir la aplicación jurídica del principio de precaución, estrategia por otro lado ya utilizada en el pasado por industrias como la del tabaco y la eléctrica, parece estar dando por el momento un resultado satisfactorio, por cuanto los límites de exposición legales a campos electromagnéticos de alta frecuencia han permanecido casi inmóviles en la mayor parte de los paises durante la última década.

Los límites de exposición establecidos por la ICNIRP en términos de densidad de potencia para el público en general (existen otros límites menos restrictivos para exposición ocupacional), adoptados por la mayor parte de los paises europeos, son los siguientes:

10 – 400 MHz -> 2 W/m2
400 – 2000 MHz -> f/200 W/m2 (donde f es la frecuencia en Mhz) -> Para las frecuencias de 900 Mhz y 1800 Mhz de la telefonía móvil 4,5 W/m2 y 9 W/m2 respectivamente
2 – 300 GHz -> 10 W/m2

Los límites de exposición fijados para el público en general por la FCC, Federal Communications Commission o Comisión Federal de las Comunicaciones, agencia gubernamental de EEUU son los siguientes:

30 – 300 MHz -> 2 W/m2
300 – 1500 MHz -> f/150 W/m2 (donde f es la frecuencia en Mhz)
1,5 – 100 GHz -> 10 W/m2

Bélgica y Luxemburgo, con normativas bastante más restrictivas que las de los organismos mencionados, establecen el siguiente límite de exposición:

400 Mhz – 10 Ghz -> 0,024 W/m2

Rusia, también entre los paises restrictivos, fija el siguiente límite:

400 Mhz – 10 Ghz -> 0,1 W/m2 (para un tiempo de exposición de 8 horas)

En cuanto a la legislación española, el Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre, regula el despliegue de las instalaciones radioeléctricas y establece los límites de exposición del público de acuerdo con las recomendaciones de la ICNIRP.

No obstante existen tres comunidades autónomas, Navarra, Castilla La Mancha y Cataluña, que reducen en algo más de un 50% los límites de exposición fijados por el Real Decreto para el público en general:

900 MHz -> 2 W/m2
1800 MHz -> 4 W/m2
2000 MHz -> 4,5 W/m2

Estas tres comunidades mas La Rioja y Castilla León proponen medidas adicionales de protección en los espacios sensibles como los centros escolares.

En la conferencia científica internacional celebrada en Salzburgo en el año 2000 se propuso para las emisiones pulsadas de alta frecuencia un límite de 1 mW/m2 (1 miliwatio/m2), o 0,001 W/m2, es decir, un límite 4.500 veces inferior al establecido por la ICNIRP.

Teniendo en cuenta la resolución de Salzburgo, las distancias de seguridad (en la dirección de máxima radiación), distancia a la antena a partir de la cual la densidad de potencia es inferior a la recomendada (en este caso 0,001 W/m2), para cada nivel de Potencia Radiada Aparente, serían aproximadamente las siguientes:

500 Kw -> 6.500 m
100 Kw -> 3.000 m
10 Kw -> 900 m
1 Kw -> 300 m
100 W -> 90 m
10 W -> 30 m
1 W -> 9 m

El calculador de densidad de potencia disponible en la dirección http://www.compeng.com.au/emc_conversion_tables_rf_calculator2.aspx permite conocer la densidad de potencia a una distancia dada de un emisor de potencia conocida.

2 comentarios:

Bioelectrica dijo...

Muy buen blog, te lo has currado hombre

Contaminado dijo...

Muchas gracias Bioeléctrica! A ver si entre todos nos vamos concienciando del problema...

Publicar un comentario