Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

LOS GRUPOS SANGUÍNEOS Y LA ALIMENTACIÓN

LOS GRUPOS SANGUÍNEOS Y LA ALIMENTACIÓN

James D'Adamo, médico naturista formado en naturopatía en Estados Unidos y Europa durante los años 50, observó que aunque muchos pacientes respondían bien a las dietas vegetarianas bajas en grasa características de la alimentación naturista, había un cierto número de pacientes que no mejoraban y algunos otros que incluso empeoraban.

Meditando sobre las posibles causas de las diferencias en las necesidades alimenticias de unos y otros pacientes, James D'Adamo intuyó que el grupo sanguíneo de las personas podía estar relacionado con esas diferencias y empezó a investigar la relación. Analizando el tipo de sangre de sus pacientes y observando las reacciones de estos ante diferentes dietas, James D'Adamo, con los años, comenzó a identificar algunas pautas. Se dió cuenta de que los pacientes del grupo sanguíneo A respondían mal a las dietas relativamente abundantes en proteínas animales y bien, en cambio, a las dietas con contenidos relativamente altos en proteínas vegetales y que en lo relativo al ejercicio físico respondían mejor a los ejercicios suaves que a los ejercicios intensos. Por el contrario, observó que los pacientes del grupo sanguíneo 0 respondían muy bien a dietas generosas en proteínas animales y al ejercicio físico intenso.

El hijo de James D'Adamo, Peter J. D'Adamo, continuó con las investigaciones de su padre y expone sus conclusiones en el libro "Los grupos sanguíneos y la alimentación", publicado en el año 1996.

Respecto al origen de los cuatro grupos sanguíneos las conclusiones de Peter J. D'Adamo son las siguientes:

- Hace 40.000 años en África, nuestros antepasados cazadores recolectores, pertenecientes todos ellos al grupo sanguíneo 0, el único tipo de sangre que existía, estaban adaptados a una dieta basada en el consumo de carne, pescado y frutos silvestres. Aún hoy el tipo 0 es el predominante a nivel mundial y está repartido por todo el planeta.

- Hace entre 25.000 y 15.000 años, cuando parte de la humanidad había emigrado ya desde África a Asia y Europa, una mutación genética causó la aparición en Asia del grupo sanguíneo A. Los individuos pertenecientes a este grupo sanguíneo se adaptaron a la dieta agrícola basada en los cereales, predominante en las sociedades neolíticas que se habían sedentarizado y aprendido a cultivar la tierra. Dónde más predomina hoy en día este grupo sanguíneo es en territorio europeo.

- Hace entre 15.000 y 10.000 años una nueva mutación genética provocó la aparición en la zona del Himalaya del grupo sanguíneo B. Las tribus de pastores nómadas pertenecientes a este grupo sanguíneo, cuyo medio de vida era la ganadería, basaban su alimentación en el consumo de la carne y los productos lácteos de los animales que habían domesticado. Hoy en día este grupo sanguíneo se encuentra principalmente en Asia y es el grupo predominante entre los judíos.

- Hace alrededor de 1.000 años la invasión de europa por los mongoles originó la aparición del grupo sanguíneo AB como resultado de la mezcla de los grupos A y B de las respectivas poblaciones. Este grupo sanguíneo, el menos frecuente de los cuatro, está presente solo en un 5% de la población mundial.

Aunque dentro de cada categoría de alimentos algunos de ellos resultan más beneficiosos que otros para los individuos pertenecientes a un determinado grupo sanguíneo, las recomendaciones generales del Dr. D'Adamo respecto a la dieta de cada grupo son las siguientes:

- A las personas del grupo 0 les resultan beneficiosos en términos generales la carne, el pescado, las frutas y las verduras, neutros los frutos secos, y toleran peor los cereales y los productos lácteos.

- A las personas del grupo A les resultan beneficiosos en términos generales los cereales, las verduras y las frutas, neutros los frutos secos, y toleran peor la carne y el pescado y los productos lácteos.

- A las personas del grupo B les resultan beneficiosos en términos generales los productos lácteos, el pescado, algunas carnes, las frutas y las verduras y toleran peor los cereales y los frutos secos.

- A las personas del grupo AB, el grupo más complejo debido a las características que comparte con los grupos A y B, les resultan beneficiosos en términos generales las frutas, las verduras y el pescado, toleran bien algunos productos lácteos, algunas carnes y algunos cereales y toleran peor los frutos secos.

En cuanto a la repercusión del grupo sanguíneo sobre la personalidad, Peter J. D'Adamo hace las siguientes observaciones:

- Las personas del grupo 0 son predominantemente fuertes, atrevidos, intuitivos, confiados y optimistas.

- Las personas del grupo A llevan en sus genes la tolerancia, el respeto, la disciplina, la sagacidad y la astucia.

- Las personas del grupo B suelen ser flexibles, creativos, equilibrados y empáticos.

- La combinación de los rasgos positivos de los grupos A y B hace de las personas del grupo AB las más interesantes y carismáticas.

Resulta llamativa la importancia que los japoneses otorgan a la influencia del grupo sanguíneo en la personalidad. Al parecer, en Japón las empresas tienen en cuenta el grupo sanguíneo en sus procesos de selección de personal, y la mayoría de las personas lo tiene en cuenta a la hora de elegir pareja e incluso amigos, para garantizar la compatibilidad.

Fuente: "Los grupos sanguíneos y la alimentación", Peter J. D'Ádamo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario