Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

CONTAMINACIÓN DE LOS ALIMENTOS POR PESTICIDAS

CONTAMINACIÓN DE LOS ALIMENTOS POR PESTICIDAS

Los grupos de pesticidas más empleados actualmente son los organofosforados, los carbamatos y los piretroides.

Entre los efectos sobre la salud de los pesticidas se cuentan las alteraciones neurológicas, reproductivas, endocrinas e inmunológicas y diversos tipos de cáncer como los tumores cerebrales, el cáncer de pulmón, el de ovario y el de próstata. Un numeroso conjunto de pesticidas se encuentra entre las sustancias clasificadas como carcinógenas por la IARC,  Internacional Agency for Research on Cancer, agencia dependiente de la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo con los informes anuales de la EFSA (European Food Safety Authority) correspondientes a los años 2007 y 2008 los porcentajes de  muestras de diferentes frutas y hortalizas producidas en la Unión Europea que contenían residuos detectables de al menos un pesticida son los siguientes:

Mandarinas 79,8%
Naranjas 69,2%
Fresas 66%
Manzanas 60,9%
Peras 59,2%
Melocotones 47,1%
Lechuga 44,9%
Pepinos 30,8%
Avena 21,3%
Centeno 22,8%
Patatas 22,5%
Tomates 21,5%
Espinacas 21,5%
Repollo 19,1%
Arroz 16,3%
Zanahorias 15,5%
Judías 8,9%

Estos resultados, no obstante, son todavía incompletos, puesto que durante el trienio 2007-2009 se ha analizado cada año un grupo de alimentos diferente y el organismo  no ha publicado todavía los resultados correspondientes al estudio del año 2009, que abarca los siguientes alimentos: Berenjenas, plátanos, coliflor, uvas, zumo de naranja, guisantes, pimientos, trigo.

De acuerdo con el informe del USDA (United States Department of Agriculture) correspondiente al año 2009 los porcentajes de  muestras de diferentes frutas y hortalizas producidas en EEUU que contenían residuos detectables de al menos un pesticida son los siguientes:

Manzanas 97,7%
Uvas 97,2%
Fresas 95,7%
Cilantro 94%
Patatas 92,3%
Naranjas 91,8%
Espinacas 90,5%
Pepinos 84,9%
Peras 79,5%
Espárragos 9,9%
Maíz dulce (fresco) 0,1%

Hasta el momento los informes anuales de los organismos encargados del control de los niveles de pesticidas presentes en los alimentos en el ámbito de la Unión Europea  y de EEUU no proporcionan suficiente información sobre el contenido en pesticidas de los alimentos orgánicos. No obstante, la inclusión por primera vez en el informe correspondiente al año 2009 elaborado por el USDA de un alimento orgánico, concretamente la lechuga, permite hacer una comparación entre los niveles de pesticidas existentes en este alimento cuando se produce de forma convencional y cuando se produce de acuerdo con la normativa vigente para los alimentos orgánicos.

Para encontrar datos del USDA sobre la lechuga producida de forma convencional nos hemos remontado al informe correspondiente al año 2005. De acuerdo con dicho informe un 93,7% de las 743 muestras de lechuga examinadas por el USDA contenían residuos detectables de uno o más pesticidas. La mayor parte (el 73,9%) de las muestras contenían residuos de entre 1 y 4 pesticidas y el número máximo de pesticidas encontrados en algunas de las muestras era de 9 pesticidas diferentes.
En cuanto a la lechuga producida de manera orgánica, de acuerdo con el informe del USDA correspondiente al año 2009, el 19.6% de las 387 muestras analizadas contenía residuos detectables de algún pesticida, de los cuales un 17.8% contenían un pesticida y un 1.8% contenían residuos de dos pesticidas.

Estos datos no son sino un indicio más de que la presencia de pesticidas en los alimentos orgánicos (debida en muchos casos a contaminaciones) es notabilísimamente inferior que la existente en los alimentos producidos de manera convencional.

En 2001 el análisis de la orina de 110 niños norteamericanos reveló la presencia de cantidades detectables de pesticidas organofosforados en la orina de todos los niños incluídos en el estudio excepto en la de uno. Posteriores averiguaciones permitieron saber que dicho niño consumía exclusivamente productos orgánicos.

Un estudio realizado en el año 2003 por el Departamento de Salud Ambiental de la Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad de Washington detectó cantidades medias de residuos de pesticidas organofosforados seis veces mayores en la orina de los niños alimentados con dietas convencionales que en la orina de los niños que consumían alimentos orgánicos.

Los pesticidas organofosforados son potentes neurotóxicos que pueden afectar al desarrollo neurológico del feto y de los niños, disminuyendo las capacidades motrices, memorística y de aprendizaje y se vincula también con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Referencias:

http://www.efsa.europa.eu
http://www.ams.usda.gov
http://www.beyondpesticides.org
http://cornucopia.org
http://www.ecoportal.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario