Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

PESCADO Y CONTAMINACIÓN POR MERCURIO

PESCADO Y CONTAMINACIÓN POR MERCURIO

Actualmente uno de los problemas de contaminación alimentaria más graves y globales que padecemos es el de la contaminación  por mercurio del pescado.

Las principales fuentes de la contaminación por mercurio a escala global son:

- Las centrales térmicas.
- Algunas industrias como la siderúrgica, la cementera y la de fabricación de cloro.
- Las incineradoras.
- La minería del oro.
- Productos de consumo como los térmómetros, las baterías, dispositivos electrónicos y piezas de automóviles. La contaminación por mercurio relacionada con estos productos ocurre durante el proceso de fabricación de los mismos, cuando una vez fabricado el producto se rompe o cuando el producto es desechado al término de su vida útil.
- La utilización del mercurio como aditivo en cosméticos y antisépticos.

El mercurio se encuentra en mayores concentraciones en los pescados de mayor tamaño y en los que viven más tiempo y  principalmente adopta la forma de MeHg o metilmercurio, compuesto que puede dañar gravemente los riñones y el sistema nervioso central. En el caso de las mujeres embarazadas puede afectar al desarrollo neuronal del feto.

Hay diferencias muy significativas en el contenido de mercurio presente en unas y otras variedades de pescado. Las concentraciones medias de mercurio en mg/Kg detectados por la FDA estadounidense en diversas especies de pescados y mariscos entre los años 1990 y 2010 son las siguientes:

- Pez espada, emperador 0.995
- Tiburón 0.979
- Atún 0.689
- Caballa 0.454
- Mero 0.448
- Atún 0.391
- Caballa 0.182
- Rape 0.181
- Lubina 0.152
- Perca 0.150
- Bacalao 0.111
- Langosta, bogabante 0.093
- Arenque 0.084
- Merluza 0.079
- Trucha 0.071
- Cangrejo 0.065
- Abadejo 0.055
- Salmonete 0.050
- Langostino 0.035
- Salmón 0.022
- Sardina 0.013
- Anchoa 0.015
- Ostra 0.012
- Almeja 0.009
- Vieira 0.003
- Gamba 0.001

Respecto a los niveles de contaminación por especies en España, en 2003 el Instituto Español de Oceañografía (IEO) llevó a cabo un estudio sobre la contaminación  de 90 especies. En el caso del marrajo o cazón, el emperador y la tintorera el 62,5% el 54,2% y el 50% respectivamente de las muestras analizadas superaban el miligramo por kilo de peso.

La Unión Europea estableció en 2006 un contenido máximo de metilmercurio en la carne del pescado destinado a consumo humano de 0,5 mg/Kg para algunas especies y de 1 mg/Kg para otras. En EEUU el nivel máximo permitido es de 1 mg/Kg y en Canadá de 0,5 mg/Kg.

En cuanto a la ingesta, el Expert Committee on Food Additives (JECFA) de la FAO/OMS, estableció en 2003 una ingesta semanal máxima tolerable de metilmercurio de 1,6 microgramos por Kg de peso corporal, basándose en estudios epidemiológicos que demostraban la relación entre la ingesta materna de mercurio y daños en el desarrollo neuronal de los niños. No obstante, el límite establecido por el National Research Council (NRC) estadounidense es de 0.7 microgramos semanales por kg de peso corporal.

Un estudio de 2010 de Torres Escribano y otros, que se basa en las concentraciones de mercurio detectadas en el pescado comercializado en España, llega a la conclusión de que, en el caso de los ejemplares más contaminados de pez espada, la cantidad máxima tolerable de acuerdo con las recomendaciones de la OMS sería de 25 g a la semana en niños y 50 g a la semana en adultos, o lo que es lo mismo, un cuarto de ración normal de 100 g a la semana en los niños y media ración normal de 100 g  a la semana en adultos, o lo que es lo mismo, los adultos solo deberían comer estos pescados tan contaminados una vez cada dos semanas y los niños una vez al mes.

Si en lugar del criterio de la OMS en cuanto a ingesta máxima semanal tolerable se tiene en cuenta el criterio del National Research Council estadounidense los adultos solo deberían comer estas especies de pescado una vez al mes y los niños una vez cada dos meses y en tal caso no deberían comer ningún otro pescado.

Siguiendo el mismo razonamiento las variedades de atún más contaminadas no deberían ser ingeridas más de una vez cada dos semanas por adultos y una vez al mes por los niños.

La recomendación de la FDA estadounidense respecto al consumo de pescado en los niños y las embarazadas es abstenerse completamente de comer pescados con alto contenido en mercurio como el pez espada y no comer más de dos raciones a la semana de pescados de bajo contenido en mercurio como el salmón.

Por otro lado, los estudios que analizan la acumulación del mercurio en los tejidos humanos establecen una clara correlación entre consumo de pescado y niveles de mercurio en el organismo.

Referencias:

http://www.fda.gov
http://www.aesan.msc.es
http://www.nrdc.org
http://www.ecologistasenaccion.org
http://www.efsa.europa.eu
http://elconsumo.blogspot.com
http://en.wikipedia.org
http://eur-lex.europa.eu
http://elpais.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario