Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

CONTAMINACIÓN POR PLOMO DE LOS ALIMENTOS

CONTAMINACIÓN POR PLOMO DE LOS ALIMENTOS

Aunque las fuentes de exposición al plomo son numerosas, el humo del tabaco, tuberías de plomo antiguas, pinturas para paredes en casas antiguas, algunos recipientes cerámicos, latas con soldadura de plomo, el recubrimiento con contenido en plomo de algunas botellas de vino, copas para vino que contienen plomo en su composición, la contaminación atmosférica por causa de las emisiones industriales y del tráfico rodado (fuente ésta que ha disminuido mucho en importancia en los últimos años a medida que ha ido reduciéndose el uso de la gasolina con plomo), el plomo existente en el suelo y en el polvo en espacios exteriores e interiores..., los datos incluidos en el informe "Opinión científica sobre el plomo en los alimentos" elaborado en 2010 por la EFSA, European Food Safety Authority, presentan la alimentación y el agua de bebida como principales fuentes de exposición al plomo en Europa, a notable distancia del resto de fuentes.

De acuerdo con el informe mencionado, en el caso de los adultos, frente a los entre 0.36 y 2.43 microgramos por Kg de peso corporal en que se estima la exposición diaria al plomo por vía de la dieta, la contaminación atmosférica en espacios exteriores contribuye a la exposición total con entre 0.001 y 0.003 microgramos diarios por Kg de peso corporal y el humo ambiental del tabaco contribuye con entre 0.009 y 0.037 microgramos diarios por Kg de peso corporal.

En el caso concreto de los niños de entre 1 y 3 años, su contacto más directo con la tierra y el polvo cuando juegan en los parques y los hábitos de introducirse la mano en la boca e incluso comer tierra, convierten a la tierra y el polvo en una fuente importante de contaminación por plomo, aunque aún así de menor importancia en términos generales que la alimentación. La contribución de la alimentación a la exposición al plomo de los niños de esta franja de edad es de entre 1.10 y 5.51 microgramos diarios por Kg de peso corporal, frente a los entre 0.18 y 0.80 microgramos diarios por Kg de peso corporal con que contribuyen la tierra y el polvo. También en este grupo de edad la contribución de la contaminación ambiental y el humo de tabaco ambiental tienen  menor importancia.

Las principales fuentes de contaminación por plomo de los alimentos vegetales son la deposición del plomo atmosférico procedente de las emisiones industriales, las actividades mineras y el tráfico rodado y algunos plaguicidas utilizados en el pasado. Los alimentos de origen animal son contaminados a través de la cadena alimentaria.

A nivel nacional, en España, según los datos presentados en el estudio llevado a cabo en el año 2004 por el Área de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna "El plomo como contaminante alimentario", llama la atención la enorme diferencia existente entre la ingesta dietética de plomo (en microgramos día) en Madrid y el resto de comunidades autónomas estudiadas:

- Andalucía 57
- Canarias 73
- Cataluña 28
- Galicia 106
- País Vasco 43
- Valencia 40
- Madrid 574

Entre las especies vegetales y animales algunas son más propensas que otras a acumular plomo en sus tejidos. A continuación se muestran, en orden descendente, las medias aproximadas de contenido en plomo (en miligramos por Kg de alimento) en Europa, para una serie de grupos de alimentos, de acuerdo con el informe de la EFSA:

- Carne de caza 3.1
- Algas 0.37
- Te 0.33
- Moluscos bivalvos 0.25
- Cacao 0.11
- Chocolate 0.075
- Crustáceos 0.07
- Aceites vegetales 0.06
- Frutos secos 0.05
- Cefalópodos 0.05
- Hortalizas 0.05
- Cereales 0.04
- Café 0.03
- Legumbres 0.03
- Patatas 0.03
- Pescado 0.03
- Vino 0.03
- Carne no de caza 0.025
- Cerveza 0.02
- Fruta 0.015
- Huevos 0.015
- Lácteos 0.015
- Agua del grifo 0.006
- Agua embotellada 0.001

Los altos niveles de contaminación por plomo de la carne de caza son debidos a la utilización de munición con plomo en la actividad cinegética.

Otro dato a mencionar es la diferencia entre el nivel de contaminación por plomo del agua embotellada y el del agua del grifo, 6 veces mayor, de media, en el segundo caso.

La exposición dietética media al plomo en los paises europeos incluidos en el estudio de la EFSA oscila entre el mínimo de 0.55 microgramos diarios por Kg de peso corporal de Eslovaquia y el máximo de 0.99 microgramos diarios por Kg de peso corporal de Alemania. España no participó en el estudio.

Referencias:

http://www.efsa.europa.eu
http://www.uv.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario