Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

DISMINUCIÓN HISTÓRICA DE LAS PROPIEDADES NUTRITIVAS DE LOS ALIMENTOS

DISMINUCIÓN HISTÓRICA DE LAS PROPIEDADES NUTRITIVAS DE LOS ALIMENTOS

Durante la segunda mitad del siglo XX, paralelamente al incremento exponencial en el número de contaminantes presentes en los alimentos, según un estudio del 2004 del Journal of the American College of Nutrition que comparaba los datos sobre el contenido en nutrientes de 43 cultivos diferentes publicados en 1950 y en 1999 por el Departamento de Agricultura de EEUU, las cantidades de nutrientes existentes en los alimentos parecen haberse reducido, en algunos casos muy sensiblemente.

Las variaciones porcentuales en el contenido medio de cada nutriente en dicho periodo para los 43 alimentos son las siguientes:

Calcio -16%
Fósforo -9%
Hierro -15%

Riboflavina (Vitamina B2) -38%
Ácido ascórbico (Vitamina C) -15%
En las cantidades de vitamina A, Tiamina y Niacina no parece haberse producido variación alguna.

Proteínas -6%

La investigadora independiente británica Anne-Marie Mayer, basándose en los estudios analíticos realizados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Reino Unido (Ministry of Agriculture, Fisheries and Food, MAFF) sobre la composición de las frutas y hortalizas y refundiendo los datos correspondientes al estudio realizado en los años 30 con los correspondientes al estudio realizado en los años 80, elabora un informe publicado en 1997 en el British Food Journal, parte de cuyas conclusiones sintetizamos en la tabla adjunta, que muestra la variación porcentual del contenido en minerales de algunas frutas y hortalizas en el periodo comprendido entre los años 30 y los años 80 del siglo pasado:

        Calcio Magnesio    Hierro     Cobre     Sodio     Potasio Fósforo Media

Remolacha     -19%     -26%     +170%     -71%     -21%     +25%     +59%    +18%
Zanahorias     -48%     -75%     -46%     -75%     -74%     -24%     -29%    -53%
Lechuga     +8%     -38%     -4%     -93%     -3%     +4%     -7%    -19%
Patatas     -35%     -29%     -47%     -47%     +8%     -37%     -7%    -28%
Calabaza     -26%     +25%     0%     -75%     -100%     -58%     -2%    -34%
Tomates     -47%     -36%     +16%     -90%     +200%     -13%     +19%    +49%
Melocotones    -12%     -10%     +35%     -50%     ND     -19%     -6%    -9%
Plátanos     -13%     -19%     -25%     -37%     -16%     +15%     0%     -14%
Cerezas     -19%     +4%     -47%     0%     -64%     -24%     +25%    -18%
Manzanas     -20%     -36%     -65%     -82%     +25%     -15%     +4%     -27%
Uvas         +11%     +32%     -12%     -33%     +18%     -26%     -5%    -2%
Naranjas     +15%     -23%     -70%     -29%     +66%     -24%     -11%    -11%
Peras         +46%     -3%     -5%     -60%     +30%     +17%     +34%    +8%
Fresas         -27%     -15%     -44%     -46%     +75%     0%     +4%    -8%

Si bien el contenido de algunos minerales en determinados alimentos parece haberse incrementado durante el periodo de estudio, en términos generales el trabajo de Anne-Marie Mayer pone de manifiesto una notable reducción de las concentraciones de estos nutrientes.

Una de las causas de dicha disminución ha sido la selección por parte de los productores de las variedades de cada cultivo que producían mayores rendimientos, variedades que también eran las que menor contenido en nutrientes aportaban. Al mismo tiempo la alteración de los ritmos normales de crecimiento de las plantas debido al uso de fertilizantes químicos y pesticidas se ha traducido en una menor absorción de los nutrientes presentes en el suelo. La explotación intensiva (tanto en el tiempo como en el espacio) del suelo, por otro lado, ha agotado las reservas minerales de este.

Durante los últimos cincuenta años la mecanización y la introducción de los productos químicos en la agricultura y la ganadería ha catapultado los rendimientos de estas actividades. Cultivos como el del trigo y la soja en EEUU han duplicado sus rendimientos, el de el tomate se ha triplicado y el de las fresas se ha multiplicado por 8. Algo similar ha ocurrido con la producción de leche al cuadruplicarse la cantidad de leche producida por cada vaca entre el año 1900 y el día de hoy. En 1928 los pollos tardaban cerca de 4 meses en alcanzar el peso necesario para ser comercializados; actualmente alcanzan dicho peso en la tercera parte de ese tiempo y habiendo consumido una quinta parte de alimento. Las gallinas ponedoras ponen hoy 252 huevos al año frente a los 93 que ponían en 1930.

La contrapartida de este desmedido incremento de la producción ha sido una merma igualmente drástica en las propiedades nutritivas de los alimentos, que ha contribuído (junto a otras aberraciones de nuestra dieta) al grave problema de desnutrición que, a pesar de la sobrealimentación generalizada, padecemos en el mundo occidental, donde paradójicamente en muchos casos cohexisten deficiencias nutricionales y sobrealimentación en el mismo individuo.

Referencias:

http://www.jacn.org
http://organic-center.org
http://www.grazetech.com.au

No hay comentarios:

Publicar un comentario