Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

EL SOL: EL MÁS POTENTE ANTICANCERÍGENO

EL SOL: EL MÁS POTENTE ANTICANCERÍGENO

La primera conexión, epidemiológica, entre falta de exposición al sol (con la deficiencia de vitamina D asociada a ella) y cáncer fue realizada por los doctores Frank y Cedric Garland, de la Universidad de California, tras darse cuenta de que la incidencia de cáncer de colon era tres veces superior en el estado de Nueva York que en el de Nuevo México, cuya distancia al ecuador es superior en varios miles de kilómetros en el caso de Nueva York.

Algunos estudios de laboratorio con cultivos de células cancerígenas han evidenciado también efectos anticancerígenos de la vitamina D, la cual promueve la muerte de las células cancerígenas y ralentiza su proliferación.

Otros estudios observacionales han puesto de manifiesto una relación inversa entre el nivel en la sangre de vitamina D y el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer como el de mama, el de colon o el de próstata.

Un estudio desarrollado entre 2000 y 2005 por la Facultad de Medicina de la Universidad de Creighton, Nebraska, bajo la dirección de la Dra. Joan Lappe, con la participación de 1.179 mujeres sanas de áreas rurales de dicho estado, a un grupo de las cuales se les administraron calcio (unos 1.500 mg diarios) y vitamina D (1.100 UI diarias), mientras que a otro grupo se les dio un placebo, mostró una incidencia de cáncer inferior en un asombroso 77% en el grupo al cual le fueron administrados los suplementos frente al grupo que tomó el placebo.

De acuerdo con las opiniones de Mike Adams, editor de la página www.naturalnews.com, el gobierno de los Estados Unidos, controlado por la industria, no está interesado en liberar a la poblacion del cáncer, más bien al contrario, procura favorecer la proliferación de la enfermedad estableciendo cantidades recomendadas de vitamina D artificialmente bajas con objeto de provocar en la ciudadanía deficiencias nutricionales severas que a la larga conduzcan al cáncer, preservando para la industria del cáncer un pastel que, de no existir esa deficiencia podría verse reducido en un 77% a tenor de los resultados del mencionado estudio de la Universidad de Chreighton.

Actualmente la cantidad diaria de vitamina D recomendada por el Institute of Medicine estadounidense, recomendación que modificó ligeramente al alza en Noviembre de 2010 la anterior prescripción formulada en 1997, establece unas cantidades de 400 UI (unidades internacionales) para los niños de menos de un año, de 600 UI para las personas de entre 1 y 70 años y de 800 UI para las personas mayores de 70 años, cantidades muy inferiores a las que las evidencias científicas de los últimos años aconsejan.

Referencias:

http://www.naturalnews.com
http://www.vitamindcouncil.org
http://www.cancer.gov

No hay comentarios:

Publicar un comentario