Propósito

Esta web pretende ser útil a todo aquél que se preocupa por su salud y por la de nuestro planeta

Ninguna información ni opinión vertida en esta página constituye en modo alguno consejo médico.

SUPLEMENTOS Y SUPLEMENTOS

SUPLEMENTOS Y SUPLEMENTOS

Existen diferentes tipos de suplementos dietéticos que, en mi opinión, se pueden valorar de forma muy distinta desde un enfoque higienista (en el sentido más amplio del término) de la salud.

Diría que la prescripción fundamental de la que que calificaríamos como concepción higienista de la salud es la de procurar al organismo aquellos elementos esenciales para el correcto desarrollo de los procesos fisiológicos y evitar las agresiones que puedan alterar dichos procesos. Creo que la idea que subyace a este paradigma es que el proceso evolutivo que, tras millones de años, ha conducido al ser humano a su estado actual, lo convierte en un organismo adaptado a un medio en el que si bien existen agentes que pueden ponerlo en riesgo, también le proporciona las armas para combatirlos.

A la luz de esta perspectiva afirmaría que existen, como mínimo, cuatro tipos de suplementos:

- Aquellos, como son los suplementos de vitaminas, minerales, ácidos grasos u otros nutrientes, en cantidades próximas a las que el organismo podría obtener de los alimentos en condiciones óptimas, cuyo objetivo es el de suplir al cuerpo con los nutrientes que, por deficiencias en la dieta u otras causas, no están proporcionádosele. Este tipo de suplementos podrían encajar hasta cierto punto en el enfoque higienista de la salud al que nos referimos, dado que, el input que proporcionan al cuerpo, no son sino los inputs básicos que el organismo fue diseñado para consumir y procesar. Y digo hasta cierto punto porque desde un punto de vista estricto sólo los recursos naturales como los alimentos o el sol serían aceptables desde este enfoque de la salud como fuentes de nutrientes. Sin embargo el hecho de que los sistemas de producción y procesamiento utilizados hoy en día por la industria alimentaria desnaturalicen los alimentos desproveyéndolos de gran parte de sus vitaminas y minerales podría justificar en cierta medida el uso de estos productos.

- Los suplementos de vitaminas o minerales en megadosis. Independientemente de su posible eficacia, este tipo de suplementos no se ajustarían ya, del todo, al enfoque higienista de la salud, por cuanto, si bien las sustancias que incluyen siguen siendo, por decirlo de alguna manera, las materias primas naturales del cuerpo, las cantidades en que se suministran no son aquellas que se han manifestado como adecuadas a lo largo del proceso de adaptación al medio del ser humano.

- Los suplementos herbales, que si bien, al igual que los suplementos vitamínicos y minerales en megadosis, pueden haber demostrado su eficacia en variadas dolencias, con la notable ventaja frente a los medicamentos farmacológicos de su relativa (en mayúsculas el relativa, puesto que hay remedios herbales que exigen gran precaución en su aplicación) inocuidad, frecuentemente suelen ser, ya, remedios paliativos para desequilibrios consumados que, de acuerdo con la filosofía higienista deberían prevenirse.

- Suplementos de determinadas substancias, como las hormonas, que no son en modo alguno inputs "normales" del organismo sino productos intermedios en los procesos fisiológicos que, en circunstancias normales, el organismo fabrica a partir de otros insumos y que por tanto, incluso aunque no sean sintéticas, se asemejan más en sus interacciones con el organismo a medicamentos que a suplementos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario